sábado, 14 de septiembre de 2013

Familia y optimismo, en momentos de crisis.


Este es un artículo que escribí para un periódico digital sobre empleo y que quiero compartir con vosotros, los jóvenes, porque sois la generación que daréis un giro total a esta "crisis" actual. 

Estas pocas palabras que recojo en el texto son un poco el sentir de dificultad que están pasando algunas familias y espero que en un futuro den un giro total gracias a vuestro tesón e iniciativa social, de la que no dudo.




Quien tenga una familia que le apoye día a día y optimismo,
siéntase afortunado!







            El desempleo es una telaraña que te enreda poco a poco y cuando quieres darte cuenta, estás del todo apresado. Hay que tener una autoestima muy alta y un apoyo familiar muy fuerte para no caer preso de ella. La palabra “optimismo” es un concepto muy actual y en boca de todos pero es cierto que es el aspecto psicológico más importante en situaciones de desempleo que viven gran parte de los españoles en la actualidad. Es muy triste escuchar a personas que ya no tienen ninguna esperanza y se encierran en una profunda soledad dañando gravemente su autoestima. Me cuesta decir cómo se puede ayudar a personas que ya no tienen ninguna esperanza y que lo único que piensan es en culparse porque no pueden dar “no unas vacaciones”, sino unos estudios o las necesidades diarias de alimentación y cuidado a sus hijos.

Lo único que puedo decirles es que “no hay que perder la esperanza”. Las personas que ya vamos cumpliendo años debemos creernos que toda nuestra experiencia es necesaria para la sociedad y lo tenemos que demostrar, aunque las arañas estructurales que han surgido nos lo impidan. Para salir delante de esta situación, el apoyo familiar es fundamental y otro gran apoyo es la unión entre personas en similares circunstancias a las nuestras. Hay que salir del refugio en el que nos recogemos cuando vemos o creemos que ya no hay salida y “mirar hacia delante”. Es necesario porque de lo contrario nuestra baja autoestima y culpabilidad adquirida acabarán con nuestra persona, es decir, con “nuestra dignidad”.

Somos personas dignas y personas que vivimos en un país que cuando hay realmente grandes problemas “sabemos ser solidarios” porque nos sale del carácter cultivado. Tenemos que unirnos y cooperar” y esta unión y cooperación puede expresarse en forma de trabajo. Si nos unimos personas sin empleo, podemos “crear un nuevo proyecto juntos” que seguro será una gran creación para la sociedad, y muchas veces, necesaria aunque todavía no lo sepamos. Y si ya tenemos nuestro proyecto emprendido, unámonos también y que “tu iniciativa junto con la mía, muevan el entorno”.

Como ya he indicado en el título, “familia y optimismo”, aunque solo sea por nuestra salud que es lo más importante.


Aránzazu Ibáñez.

aranzazu5

2 comentarios:

  1. Bien dicho, necesitamos más artículos como éste a fin de escampar que la esperanza es un bien preciado que puede acompañarnos si así lo decidimos nosotros. Gracias, Aranzazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite. ¡Qué pases un feliz día!

      Un saludo,

      Arancha.

      Eliminar